27Ene
2018
Escrito a las 10:58 am

Hace más de diez años, específicamente el 2006, tuve el privilegio de presentar el primer tomo de las Obras Completas de Nicanor Parra en la Feria del Libro de Santiago, a pedido de él mismo. Y así como en ese entonces, hoy me pregunto, ¿tiene la obra de Parra un final para contar? Ese momento, en el que tuve temor a volver a ser colgado, coincidió con la entonces polémica exposición “Obras Públicas”, en la que colgó a todos los ex presidentes del país en una instalación titulada “El pago de Chile”. Nicanor Parra volvía a estar en primera plana, atrayendo principalmente a jóvenes que descubrían en sus artefactos una nueva poética para mirar el mundo.

Leyendo cronológicamente su obra descubrimos cómo nació el poeta, quien, al ver el mar por primera vez de la mano de su padre, recuerda: “…en aquel día nació en mi mente la inquietud y el ansia de hacer en verso lo que en ola y ola Dios a mi vista sin cesar creaba”.

Pese a que Parra escribía desde muy temprana edad y ya había sido incluido en antologías poéticas, no fue sino hasta 1954, con la publicación de Poemas y Antipoemas, cuando irrumpió y revolucionó la escena literaria hispanoamericana con una nueva forma de escribir poesía, vinculada a un lenguaje más coloquial, impetuoso y cargado de humor como el de su padre, maestro rural que se reía mucho de sí mismo. Según su propia definición, “el antipoema no es otra cosa que el poema tradicional, enriquecido con la savia surrealista, o surrealismo criollo, o como querái llamarlo. Falta por demostrar que el hijo del matrimonio del día y la noche, celebrado en el ámbito del antipoema, no es una nueva forma de crepúsculo, sino un nuevo amanecer poético”. Y así es, con este libro nació un universo parriano que lo transformó en un iconoclasta permanente y que dirigía su estética hacia una vanguardia libre de estereotipos que despistaba y provocaba.

Como un testigo privilegiado de su tiempo, de la historia de Chile y del mundo, impregnó de sentido de actualidad cada una de sus obras. Podemos decir entonces que “La Cueca Larga” no es más que el testimonio profundo del valle central de Chile con “su zapateo y escobillao”, o que en “Noticiario” de 1957, fue una especie de Nostradamus al narrar una plaga de motonetas en Santiago, una huelga de profesores y estudiantes y la especulación con astros y planetas. Es decir, anticipó que se caía el muro de Berlín mucho antes de 1989.

Pero Nicanor Parra también supo enfrentar oposiciones desde la ruptura. El famoso tecito con Patty Nixon en 1970, cuando fue a la Casa Blanca invitado por la primera dama, le costó no solo fuertes críticas de la intelectualidad de izquierda de Chile y del mundo, sino que largas enemistades. Este contexto adverso llevó a Parra a declararse independiente y desde ahí escribir sus poemas reunidos en Emergency Poems, que decían: “Si el papa no rompe con USA/ Si el Kremlin no rompe con USA/ Si Luxemburgo no rompe con USA/ Por qué demonios voy a romper yo”.

Artefactos es parte del viaje que emprenden él y Chile ad portas de la dictadura, y que hoy son fuentes directas para acercarnos a esa cicatriz profunda en la historia de nuestro país, narrándonos en fragmentos paródicos y absurdos una grieta en constante movimiento, que luego tendrá su correlato con Bandejitas de Las Cruces, Trabajos prácticos y Artefactos visuales.

Los Antipoemas y Artefactos son un canto al futuro. Por eso Nicanor Parra, a sus ochenta, noventa o cien años, siempre fue el más joven de los poetas chilenos. A los 103 años se fue a cantar junto a su hermana Violeta “Gracias a la vida”, y todos los que tuvimos el privilegio de conocerlo y leerlo, podemos cantar con ellos. Gracias a la vida que nos ha dado a Nicanor Parra, quien, desde el legado de su obra, seguirá con esa capacidad y energía para entusiasmarnos a todos con las aventuras del mañana. Nicanor Parra fue un futurista y por eso Irá&volverá siempre.

(Texto elaborado sobre la base del discurso pronunciado con ocasión de la presentación de las “Memorias Completas” de Nicanor Parra, en la Feria del Libro 2006).

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Por favor, introduce tu email para recibir en tu correo las últimas publicaciones



    la dirección a la que te mandaré todas mis publicaciones.







    Ver política de privacidad