A continuación comparto un extracto de la columna “Todo lo doloroso que ocurre en Venezuela interpela a la región” publicada el 1 de marzo de 2015 en el diario Clarín de Argentina:

Algo no está bien cuando se observa la reacción de la comunidad latinoamericana frente a lo que ocurre en Venezuela. Parece como si todos prefirieran mirar hacia el lado sin afrontar un desafío real: hemos reaccionado con tibieza. Decir que lo de Venezuela es un tema de venezolanos y ellos deben encontrar su camino es una falacia.

Por cierto, lo de Venezuela es un tema que reclama soluciones políticas. Soluciones realistas, pragmáticas y abiertas a superar el momento de crisis, donde tanto los partidarios del gobierno como de la oposición perciban que el escenario nacional les pertenece, que ese país es de todos. 

En los setenta y buena parte de los ochenta, cuando las dictaduras campeaban en América Latina, Venezuela fue una isla de la democracia (…). Pero progresivamente se perdió el rumbo, los partidos políticos vieron disminuida su legitimidad, parecía no importar quién gobernara porque las políticas seguían siendo las mismas y la corrupción emergía erosionando las instituciones.

Chávez se convirtió en el líder carismático que el pueblo esperaba. (…) Cualquiera sea la opinión que se tenga sobre la experiencia del “Socialismo del siglo 21” impulsada el Comandante Chávez, cabe reconocer que se propuso avanzar hacia la solución de muchos temas y demandas vivas en la sociedad venezolana.

El Presidente Maduro  fue elegido democráticamente y aunque el margen fue estrecho, su opositor reconoció el triunfo. Sin embargo, una cosa es ganar una elección y otra ganar el reconocimiento de la ciudadanía por saber dar gobernabilidad al país.

Hoy tenemos una situación compleja y difícil ante nosotros. Hace más de un año que el dirigente Leopoldo López está en la cárcel y hasta ahora no hay pruebas contundentes presentadas en su contra. (…) La semana pasada el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, un social demócrata a carta cabal, líder político respetado por todos, ha terminado también en la cárcel.

Mientras, la crisis económica es fuerte. La inflación llega al 64%; el desabastecimiento es enorme. (…) Todo esto conduce a que la gobernabilidad del país se pone en cuestión y frente a ello, la comunidad internacional y en particular nosotros latinoamericanos, debemos asumir que nos corresponde ser parte de la solución del problema. No se trata de intervenir en asuntos de otro país, pero hay momentos en que la responsabilidad de proteger, reconocida por Naciones Unidas, obliga a la comunidad internacional a actuar y proponer salidas cuando un pueblo está viviendo bajo condiciones extremas.

América Latina debe dar señales de madurez, demostrar su capacidad de ayudar a uno de los nuestros cuando se encuentra en dificultades mayores. Hoy nos duele lo que ocurre en Venezuela, pero debemos ir más allá: asumir con responsabilidad lo que nos cabe hacer como región. En política el vacío no existe. Si no hacemos la tarea, otros podrían aparecer para actuar ante la crisis.

Acá la columna completa.

Un comentario

001
lejandro González Valenzuela
18.03.2015 a las 14:12 Enlace Permanente

Don Ricardo: Reciba, en primer lugar, un cordial saludo, y mis sinceros deseos de éxito en todos los proyectos de la Fundación. Cúmpleme, también, agradecer su invalorable solidaridad con la democracia venezolana, los dirigentes y estudiantes perseguidos. Ciertamente, la defensa de valores como: democracia, libertad, DDHH, pluralismo, libertad de expresión, debido proceso, sep de poderes, etc., dado su carácter universal y civilizatorio, lejos de representar una interferencia en los asuntos internos de Vzla, constituyen un deber para todos los demócratas. Quisiera, asimismo, alertarle respecto del engañoso discurso oficial, según el cual, el régimen vzlno defiende la Constitución y el Estado de Derecho, y por ello, “persigue” a dirigentes opositores que “subvierten el orden constitucional”, pues, esto es falso. En Venezuela desde 2.007, se viene gestando un proceso de deslinde con los objetivos estratégicos y el proyecto político consagrado en la Constitución de 1.999 (Edo Social de Derecho), ello, con la finalidad de implementar el proyecto chavista (Socialismo del s. XXI) e instaurar el Estado Comunal Socialista, no obstante, que el pueblo vzlno dijera NO en el referendo del 2D de 2.007. El caso es que, el régimen ha tenido éxito parcial en instaurar el Estado Comunal y tememos fundadamente que persista en obtener éxito total. Por ello, es grave que se compre el discurso del régimen de defensa de la Constitución, pues, no se refiere a la Constitución aprobada por el pueblo, sino, a la mutación constitucional q ilegítimamente han venido implementando desde 2.007, acudiendo a lo que en doctrina constitucional se conoce como¨mutación de la Constitución”, en virtud de la cual, el texto de la norma constitucional permanece inmutable, pero, su significado jurídico y sentido político es alterado, en este caso, deliberadamente con el aval de las instancias encargadas de la velar por la Constitución (Fiscalía General de la Rep, y Defensoría del Pueblo) y por su defensa (Sala Constitucional ). Recuerdo gratamente sus visitas a Caracas, cuando luchábamos contra la dictadura de Pinochet, Ud. como destacado dirigente de la oposición, y yo como representante juvenil de la Juventud Radical aquí en Caracas, y los encuentros organizados por Don Aniceto en escenarios públicos y en su residencia. Que paradoja, después de luchar contra la dictadura de Pinochet, el destino me coloca en el trance de padecer esta nueva forma dictatorial, más oclocrática y bananera, pero, igualmente arbitraria.

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Por favor, introduce tu email para recibir en tu correo las últimas publicaciones



    la dirección a la que te mandaré todas mis publicaciones.







    Ver política de privacidad